Fragmentos de mi memoria

Escuchando ésta canción me dio la garroterra y empezé a escribir, ya saben lo espontánea que suelo llegar a ser y además, esta noche como que andan de humor la creatividad y la inspiración; hay que aprovecharlas.

Él empieza a usar el juego de la seducción a su favor y le tortura el cuello a pequeños besos, a pequeños intervalos de muerte súbita para sus poros. Ella intenta ignorar aquello que él está tratando de hacer, pero aunque desea no puede disimularlo y su piel da las primeras señales de desobediencia.

El chico de las mil virtudes no se limita a su cuello, empieza a trazar a tientas caminos por su espalda desconociendo el volcán que a su paso va despertando. Ella deseando terminar su labor frente al computador esa tarea se le va volviendo inutil, concentrándose en aquel momento.

Él insiste, y a puros besos la desconcentró, logra su objetivo. Ella le devuelve los besos con igual intensidad con igual fervor que la manzana prohibida del edén y juntos deciden embriagarse en una melodía de lujuria.

2 comentarios en “Fragmentos de mi memoria

¡Déjame tu comentario! Me encantará leerlo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s