No se puede andar con prisas.

Imagen

He escogido ese título para este post porque indudablemente lo he comprobado. Los ánimos hoy no están para forzarlos y hoy es uno de esos días que hay que dejarlo que transcurra a su propio ritmo, a su propio tiempo.

Como todos los días tomo un aventón al trabajo y justamente hoy tuve la “magnifica” idea de quedarme antes del lugar habitual porque entendía que llegaría más rápido. Que creen? Los carritos públicos estaban todos “full”, poca oferta, mucha demanda.

En otros tiempos me hubiera estresado, enojado y demás ado, con el caos del tránsito, pero ésta vez decidí esperar paciente y sin prisas. Al ver que la hora avanzaba y no pasaba nada, tomé mis lentes de sol y empezé a caminar rumbo a una pequeña cafetería que estaba a unas cuantas esquinas a esperar que el tránsito cesara; a todo eso son las 8:00 A.M.

¡Zaaass! Apareció mágicamente, de la nada y sin apuros un carrito. Me antojé de un batido y croissant. Para el mal de mis males y en perjuicio de mi antojo no habia croissant. Ahora estoy aquí con un batido de granadillo y un sandwich común escribiéndoles de la forma más relajada que se pueda estar, con 20 minutos sobre la hora de entrar a trabajar.

 

2 comentarios en “No se puede andar con prisas.

¡Déjame tu comentario! Me encantará leerlo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s