Carta a una amiga

La vida se va encargando de por medio de las experiencias moldear nuestra actitud; de repente hemos crecido tan rápido que no recordamos el momento que dejamos de jugar a las muñecas para salir en busca de nuestro propio Ken.

Pero nadie dijo que el camino iba a tener tantas piedras, las cuales noes están enseñando a ser acróbatas y saltar sobre ellas. Lamento decirte que antes de encontrar nuestro propio Ken, Christian Grey o simplemente el príncipe azul aún sea en versión tricolor, aún nos faltan decepciones por vivir; porque somos de alma noble, corazón inocente y llevamos el alma desnuda con las agallas suficientes como para arriesgarnos   nos lanzamos de cabeza hasta el fondo sin chapaleta, solo porque vale la pena intentarlo.

Eso está bien porque somos jóvene, se nos está permitido y las etapas se queman, se viven, se sienten. Sé que anda por ahí, un poco extraviado el loco capaz de soportarnos y amarnos como a nadie más, y entonces ahí justo en ese momento nos daremos cuenta que cada una de las lágrimas que hemos derramado fueron necesarias para poder apreciar el arcoiris.

Gracias por estar en los momentos críticos y S.OS. en donde tu paciencia ha sido el mejor salvavidas.

¡Déjame tu comentario! Me encantará leerlo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s